9 errores que no debes cometer al abrir tu tienda online

 

Poner en marcha una tienda online no es tarea fácil, especialmente si es la primera vez que se intenta. Afortunadamente tenemos la posibilidad de basarnos en la experiencia de otros que pasaron por ahí antes que nosotros y evitar así cometer los mismos errores. Dicen que el sabio no sólo aprende de sus errores sino también de los de los demás.

Intentaremos en es este artículo mostrar algunos de los errores más comunes que se suelen cometer la primera vez que se monta una tienda online y cómo evitarlos.

El orden en que los presentamos no indica necesariamente mayor importancia de uno sobre otro. Empezamos:

1. Con abrir la tienda, me lloverán los clientes

Sin duda este es uno de los errores más típicos con los que nos hemos encontrado y que procede sobretodo del desconocimiento del medio. En este momento hay casi mil millones de sitios web online. Destacar entre todos ellos requiere invertir tiempo y recursos.

 

Sería como abrir una tienda de mantecados en pleno desierto y esperar sentado a que llegaran los clientes. En Internet, como en un comercio físico, además de tener un buen producto es necesario situarse allí donde pasa la gente y salir a buscarlos.

Puedes tener la tienda online más bonita y con los mejores productos del mundo pero eso no hará que lleguen los clientes. Hay que salir a buscarlos. Ponerte donde ellos te encuentren cuando necesiten tu producto.

Lanzar la tienda online es solo el primer paso.

2. No disponer de un dominio propio

El dominio nos ayudará a tener un nombre reconocible en la red. Es mejor si es corto y fácil de recordar. Es una inversión mínima que aporta un gran valor y que además te ayudará a la hora de transmitir imagen de marca. Además te permitirá disponer de correos personalizados (@tudominio.com). En tiendy te ofrecemos un buscador de dominios que puedes usar para esta tarea.

 

3. No necesito logotipo ni imagen corporativa

Al igual que en el caso del dominio, el logo de la tienda es una de las primeras cosas que ve nuestro cliente y una de las cosas que recuerda posteriormente. Es la primera impresión que tendrá de tu tienda online. Es necesario cuidarlo. 

Muchas tiendas online se lanzan sin un logotipo bien porque piensan que es algo muy costoso o porque no lo valoran suficientemente.

En realidad tener un logotipo no es algo tan caro y sí que es un valor añadido importante para nuestra tienda. Aunque sí que es cierto que siempre es mejor contar con los servicios de un profesional, existen en Internet numerosas opciones que nos permiten disponer de un logotipo decente de forma asequible haciéndolo nosotros mismos (p.ej. https://withoomph.com/http://www.hipsterlogogenerator.com/https://www.graphicsprings.com/).

 

4. No pensar en el posicionamiento en buscadores (SEO)

El caso que comentábamos del dominio propio es uno de los pasos que entraría aquí. Debemos tener claro desde el principio que los buscadores serán nuestros mejores aliados a la hora de conseguir atraer clientes a nuestra tienda online.

Uno de los principales problemas de las nuevas tiendas online es no hacer SEO o no hacerlo correctamente. El SEO no es algo extremadamente complicado, pero tampoco podemos decir que sea sencillo. Además normalmente sus resultados no son instantáneos y es necesario esperar un tiempo para ver los frutos de las acciones realizadas.

La importancia del SEO es que puede ayudarnos a traer todos los días a nuestra tienda clientes potenciales.

¿Tienes una lista con las 10 palabras clave sobre las que quieres enfocar tu estrategia de promoción? Desde el principio es necesario tenerlas en mente ya que influiran en cómo presentamos los contenidos de la tienda y en cómo redactamos los textos que aparecerán en ella (títulos y descripciones de producto, artículos en el blog de la tienda, etc.).

Te recomendamos los artículos: Consejos para mejorar el posicionamiento en buscadores, herramienta para mejorar el SEO de su tienda 

 

5. No probar suficientemente los posibles canales de promoción

Uno de los errores más frecuentes y que puede llegar a ser uno de los más graves es no dedicar el suficiente tiempo y recursos para probar cada canal de marketing. 

Existen muchas formas de conseguir tráfico para nuestra tienda y por lo tanto existen también numerosos canales de marketing. Debemos dedicar tiempo y recursos en estudiar cuáles de ellos pueden llevarnos a nuestro cliente y probarlos para comprobar cuáles son los que mejores resultados nos dan.

Los canales más usados suelen ser el SEO (optimización para buscadores) y el SEM (campañas de publicidad en buscadores) pero también disponemos de otros canales como Facebook Ads, Twitter ads, Instagram marketing, publicidad en publicaciones/blogs influyentes, etc.

Probarlos significa probarlos. Que hayamos gastado 50 Euros en Google Adwords y no hayamos conseguido ninguna venta no significa que ese canal no funcione y que debemos dejarlo. Puede que necesitemos invertir más dinero o cambiar el enfoque de nuestros anuncios (imágenes, la forma de escribir los textos, etc.) para que consigamos llegar a nuestro cliente.

Es importante dar prioridad al canal que mejor nos pueda funcionar en cada momento y para ello primero debemos descubrir cuál es y cómo funciona ese canal. Planificar una estrategia con paciencia y perseverancia para conseguir buenos resultados.

 

6. Descartar las valoraciones de clientes

Todavía hoy hay mucha gente que piensa que no es importante añadir datos sobre las valoraciones de los productos o que la influencia en las redes sociales no es de excesiva imporantancia. Es un error pensar así.

Las valoraciones de productos por parte de nuestros clientes puede ayudarnos a conseguir más ventas. Es bien conocido que cuando un producto es recomendado por otros clientes, las posibilidades de que un tercero también lo adquiera aumentan.

Eso sí, hemos de hacer una buena implementación tanto en la forma de mostrar las valoraciones en nuestra tienda como en la forma de dirigirnos a los clientes que ya han comprado para que dejen una buena valoración de los productos adquiridos.

Nuestra cuenta en las redes sociales también es un reflejo de confianza o desconfianza para nuestros clientes. El número de seguidores que tengamos y el grado de participación de los mismos es un buen indicador. Es importante que resaltemos nuestras cuentas sociales una vez que hayamos conseguido un buen número de seguidores y que las mantengamos en un lugar discreto cuando aún tenemos muy pocos.

 

7. No tener un blog en la tienda

Un blog en nuestra tienda nos ayudará a mantener informados a nuestros clientes de novedades en nuestros productos, de artículos interesantes relacionados con nuestro sector. Nos ayudará a mantener una conversación viva con nuestros clientes y además nos ayudará en el posicionamiento para los buscadores ¿aún piensas que no es importante?

Es sí, debemos tener en cuenta que es importante cuidar la calidad de lo que publiquemos y también la frecuencia con la que lo hacemos para que realmente podamos exprimir todo el potencial que puede dar esta herramienta a nuestra tienda.

8. No cuidar las páginas de contacto y sobre nosotros

La desconfianza hacia Internet, aunque se ha ido reduciendo en los últimos años aún está muy presente entre los consumidores. Cuidar los detalles a la hora de presentarnos, de dar forma de llegar a nosotros es esencial.

Debemos transmitir al comprador la idea de que hay personas reales detrás de nuestra tienda y de que puede contactarnos con la mayor facilidad posible para solucionar todos sus problemas o dudas. Muy importante por tanto que aparezcan todos nuestros datos de contacto (dirección, teléfono, email).

Debemos contarle una historia, ¿quiénes sómos? ¿cómo y por qué hemos llegado a montar la tienda? ¿de dónde salen nuestros productos? ¿cómo se fabrican? etc. No hace falta que sea algo excesivamente elaborado, bastará con unos pocos párrafos que puedan transmitir confianza y cercanía a nuestros clientes.

También es importante que cuidemos los detalles. Una dirección de GMail funciona a las mil maravillas pero no hace imagen de marca. Disponer de un dominio propio y de una dirección de email asociada a ese dominio es también un indicativo de que los que hay detrás de la tienda van en serio y es una señal más de confianza.

 

9. Querer hacer de todo

Montar y sacar adelante un negocio es una tarea difícil y complicada y por eso es muy importante que sepamos mantener el foco.

Podemos imaginarnos a un cirujano intentando realizar cirujías a dos pacientes a la vez. Obviamente sería un desastre. Ocurre igual con nuestro negocio. No está en juego la vida de una persona, pero sí la del negocio mismo.

Es importante ir paso a paso, enfocándonos siempre en lo importante y no intentar hacer de todo. Priorizar una acción determinada, un objetivo determinado en cada momento y trabajar para conseguirlo.

En resumen

Montar un negocio es siempre una tarea apasionanete pero difícil y costosa, que requiere trabajo duro por nuestra parte y que puede verse dificultada por estos puntos que hemos comentado.

Debemos de tener además presente que todos estos puntos no son para tenerlos en cuenta sólo a la hora de empezar sino que será bueno que de vez en cuando los revisemos para tener en cuenta cuál es el estado de nuestra tienda, cómo están funcionando nuestros canales de promoción con respecto a nuestros objetivos y cual es la imagen que transmitimos a nuestros clientes.

 

Dejar un comentario…



0 Comentarios para "9 errores que no debes cometer al abrir tu tienda online"

Déjanos tu comentario

Dejar este campo en blanco (anti spam):

Cargando Captcha...
Si tarda mucho en cargar por favor deshabilite Adblock!