Black Friday: consejos y estrategias

 

El Black Friday, esa tradición norteamericana de descuentos y comienzo de la campaña de ventas navideñas tras el Día de Acción de Gracias a finales de noviembre, se realiza en España desde 2012, cuando se desregularon los periodos de rebajas. No fue hasta el año siguiente que los resultados empezaron a ser llamativos, y ya en 2015 el éxito fue considerable: más de 300 millones de euros en un solo día. En nuestro país cabe destacar la peculiaridad de que, en realidad, hablamos de un periodo de cuatro días, ya que al viernes se une el Cyber Monday (al lunes siguiente), originalmente dedicado a los productos electrónicos, por lo que sábado y domingo también tienen ventas importantes. Las previsiones de este año indican que se superarán las cifras del pasado, y que cuatro de cada diez pymes participarán en esta campaña.

¿Qué podemos hacer para participar y mejorar las ventas en el Black Friday? 

Lo primero es pensar en cómo ve el público este evento comercial. Para la mayoría, es una oportunidad de encontrar grandes descuentos en unos pocos días, y al estar cerca de la Navidad, es una ocasión perfecta para comprar productos acordes con esas fiestas: moda, calzado, complementos, perfumería, cosmética, electrónica, informática, telefonía, regalos, juguetes, alimentación, etcétera… 

Como siempre, nuestra estrategia dependerá de los resultados que queramos conseguir. Participar en el Black Friday es una buena idea ya que, al haberse puesto de moda, la gente está predispuesta a buscar y comprar. Por lo tanto, debemos hacer que sepan que participamos, que tenemos ofertas y descuentos, y que son muy atractivas en comparación a nuestra competencia. Y debemos hacerlo llegar al mayor número posible de personas, y a nuestro público objetivo principal.

- Contacta con tus clientes habituales (email, móvil...)

Hay muchas técnicas que podemos utilizar, pero quizás deberíamos empezar contactando con nuestros clientes conocidos. Un envío previo, una o dos semanas antes, de correos electrónicos promocionales, es una acción casi imprescindible. Nuestros clientes habituales deben saber que no tienen porqué ir a grandes vendedores o plataformas de comercio electrónico para encontrar productos a un magnífico precio. Asimismo, avisos “teaser” o anuncios de descuentos de Black Friday con antelación deben aparecer en nuestra web y, por supuesto, en nuestra tienda física.

También, en la misma línea del aviso con antelación, te puedes plantear los mensajes “push” a móviles, vía apps específicas o incluso con SMS si tienes el permiso expreso de los usuarios. Lógicamente en este caso los mensajes deben ser muy breves y, para que sean efectivos, muy atractivos: reserva una oferta o descuento estrella como mensaje central para móviles.

- Aprovecha las redes sociales a fondo

Aprovecha las redes sociales, sobre todo si tu público es local o muy segmentado. Suponiendo que ya tengas página en Facebook u otras redes, plantéate el hacer una oferta específica y única para los usuarios de esas redes que te tengan como contacto, que hagan “like” o que compartan determinado contenido tuyo. Un sorteo puede servir, pero dadas las características del evento, es mejor ofrecerles algo como un descuento especial propio, para todos o para una parte de tus artículos a la venta. Recuerda que el Black Friday debe su popularidad al boca a boca, a la expectativa compartida masivamente de grandes descuentos, y que los clientes tienden a avisar a sus amigos cuando encuentran un determinado producto al mejor precio o en las mejores condiciones. La integración entre tus páginas de redes sociales y tu tienda virtual debe ser un hecho para aprovechar al máximo esta circunstancia. Una página espejo de tu red social debe verse en tu web, y viceversa, las páginas de promoción o anuncio de tu web deben estar reflejadas en las redes, y todo ello adobado con botones de compartir y “me gusta” bien presentes. Facebook ofrece cada vez más y mejores opciones publicitarias; si tienes una base amplia de usuarios entre los contactos de tu página, puede ser el momento de realizar una campaña para, apoyándote en ellos, captar a más gente con potencial de compra, con una inversión económica asequible.

- Son fechas en que la publicidad es muy efectiva: folletos, adwords...

Por supuesto, es el momento de realizar acciones de publicidad on y off line. Los folletos impresos serán necesarios si tu negocio se basa sobre todo en el local físico: envíos postales, buzoneo, catálogos… todo ello mirando ya de cara a la Navidad. Para la tienda virtual usaremos los Google Adwords, tanto en campañas convencionales por búsquedas específicas como segmentando a usuarios que hayan pasado ya por nuestra web y a los que queramos terminar de captar, atraer y fidelizar. Conviene en estos casos que nuestros anuncios reflejen en el texto los periodos concretos de las ofertas y descuentos, para distinguirlos de las campañas del resto del año o permanentes.

Si tu producto o servicio se presta a ello, deberías plantearte el uso del video promocional, a través de Youtube u otras plataformas, desde tu web y desde tus redes sociales. Requiere de un poco más de imaginación y destreza para conseguir videos atractivos, pero no olvides que un video simpático, breve y con una oferta bien llamativa puede tener una viralidad inesperada. Y en el Black Friday, la viralidad puede suponer una explosión de ventas. Siempre es conveniente encargarlo a profesionales, pero si tu presupuesto no llega a tanto, atrévete a realizarlo tú mismo con tus propios recursos: es un riesgo menor que puede tener un gran premio. Eso sí, si lo cuelgas en tu propia web, asegúrate de tener un buen hosting para el caso de que salga muy bien: los videos consumen mucho ancho de banda.

¿Y en cuanto al marketing?

Esto en cuanto a las técnicas de promoción. Pero, ¿cuál sería la mejor estrategia de precios y ofertas?

Está claro que cada negocio es distinto, y cada uno conoce mejor que nadie a sus clientes y sus productos. Pero el Black Friday tiene ciertas características generales que debemos intentar aprovechar, adaptándolas a nuestro negocio.

Los compradores del Black Friday consideran a este día como el comienzo de la campaña navideña, y por definición, durante las fiestas los precios suelen subir, por lo que la expectativa en el Black Friday y el Cyber Monday es encontrar excepcionalmente y por un periodo muy corto de horas/días productos atractivos a muy bajo precio. Son unas rebajas muy vinculadas al tiempo de duración y al interés del producto: regalos de Navidad que el martes siguiente serán caros pero que, desde el viernes al lunes, se pueden conseguir más baratos incluso que el resto del año. Nuestro objetivo es que esos productos se perciban como irresistibles por su precio para el comprador que ya piensa en las Navidades.

La competencia es muy fuerte, sobre todo en electrónica, moda y regalos. Cada año se suman más negocios a esta campaña, y debes esperar que tus competidores directos estén ahí con sus propias ofertas. Por lo tanto, debes estructurar tu propia promoción con inteligencia.

Primero, debes tener uno o unos pocos productos estrella: llamativos por su valor percibido por el público, a un precio sorprendente que capte la atención de inmediato, de un vistazo. Deben estar en la portada de todo anuncio que realices, on y off line. Lógicamente hay que cuidar de tener suficiente stock del producto, y conseguir que, aunque no ganemos apenas margen en la venta, nos sirva para “enganchar” al comprador para que adquiera otros productos. La negociación con el proveedor para reducir su coste es esencial, y es algo que se puede realizar con antelación: conviene planificar estas campañas de forma anual, igual que con todas las rebajas. 

Segundo, debes tener descuentos para tu público, en porcentaje o en cantidad, que apoyen el efecto de las ofertas estrella que actúan como “gancho”. Todo esto es marketing básico aplicable a cualquier campaña de ventas, pero en una campaña tan explosiva y breve como la de Black Friday es esencial. Debes conseguir que el público atraído por tus ofertas se quede comprando en tu tienda otros productos menos atractivos pero interesantes porque disponen de un descuento. Segmentar esos descuentos puede ser un modo muy bueno de optimizarlos. Como hemos mencionado antes, tus usuarios de Facebook pueden tener un descuento propio, tus clientes habituales contactados por email otro diferente, tus clientes vía web otro… y éstos pueden ser acumulables o no, complementarios o excluyentes, para unas categorías o para todas, etcétera. Estudiar y planificar los descuentos para una campaña, corta o larga, exige tiempo y reflexión y calculadora, y el tiempo a veces no nos sobra. Pero una campaña de ofertas y descuentos bien diseñada puede amplificar enormemente el éxito en ventas y captación de clientes, además de su fidelización. Vale la pena.

Desde el punto de vista de la tienda online, para toda campaña como el Black Friday, hace falta tener al día el catálogo, con la información de cada producto bien detallada, así como su precio antes y durante la oferta, y por supuesto, hay que saber destacar los productos o categorías estrella en todos los soportes donde vayamos a presentarlos.

Mención aparte está la tendencia, sobre todo en grandes marcas comerciales, a ampliar la duración del Black Friday días o semanas antes y después de la fecha del evento. Para grandes vendedores, esta estrategia está resultando exitosa, pues pueden sacrificar beneficio en campañas más largas con poco coste marginal. Sin embargo, es una estrategia a seguir con precaución por parte de pymes, ya que el coste marginal es mayor. Si nuestro público objetivo es de retorno frecuente y difícil de fidelizar, puede interesarnos extender la campaña para mantenerlos con nosotros y aumentar la facturación total. Pero si es un comprador de retorno ocasional o distanciado, o lo tenemos más fidelizado, entonces quizás la limitación de la campaña a sus días tradicionales puede ser lo mejor por el ahorro de costes.

Por último, podemos plantearnos el uso temporal o permanente de las plataformas de comercio electrónico para aprovechar al máximo el Black Friday. Podemos ofrecer nuestro catálogo de productos, en parte al menos, a través de plataformas tan populares como Amazon, Alibaba o eBay. Estos mercados de comercio electrónico tienen un público masivo durante el Black Friday, y esperan aumentos descomunales de facturación para este año (un 80% en el caso de Amazon, por ejemplo). Para una pyme con tienda virtual, su principal ventaja es que pueden atraer a muchísima gente a nuestros productos y marca en poquísimo tiempo, prácticamente sin invertir nada en publicidad. Además, estas plataformas ofrecen un soporte muy bueno en atención al cliente, garantías y servicio postventa, traducción, logística e internacionalización, por lo que si tenemos un buen nicho y queremos salir a otros países, suponen una gran oportunidad. Sin embargo, hay que tener en cuenta que nos cobran una comisión por venta realizada (hasta el 15% en Amazon), la personalización de nuestros listados es mínima, y la fidelización muy difícil incluso si permanecemos en la plataforma de forma prolongada, ya que los usuarios están vinculados a la plataforma, no al vendedor. Además, la competencia en estas plataformas es incluso peor que la convencional, y debemos disponer de un estocaje mucho mayor con menores márgenes para ser competitivos. Aun así, son unas herramientas a tener en cuenta para periodos cortos, para ciertas categorías de productos, o para acceder a mercados de otros países del mundo.

Dejar un comentario…


Sobre el autor
Andrés

Andrés Peral Muñoz es periodista de formación y vocación inicial, experto en Comunicación, Imagen y Publicidad.


0 Comentarios para "Black Friday: consejos y estrategias"

Déjanos tu comentario

Dejar este campo en blanco (anti spam):

Cargando Captcha...
Si tarda mucho en cargar por favor deshabilite Adblock!