Ventas ‘online’ del comercio minorista, una esperanza ante la crisis

Estos últimos dias hemos sabido por el estudio llevado a cabo por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) que los negocios virtuales han facturado en España un 73,4% más durante el primer semestre del año 2008 comparado con el mismo periodo del año anterior, alcanzando unos ingresos totales de 1414,6 millones de euros. De ellos, el 71,1% de los ingresos se correspondieron con transacciones realizadas dentro del país, mientras que el resto, o sea el 28,9%, se efectuaron desde el extranjero.

Las previsiones de venta minorista por internet para el segundo semestre de este año son de un crecimiento más moderado. Al menos esto es lo que nos dicen los estudios llevados a cabo en EE.UU. por la empresa de estudios de mercado Comscore. Según la cual las ventas online en este país experimentarán a lo largo de este periodo un crecimiento aproximado del 9% respecto del 2007, a pesar del colapso económico habido en los últimos meses del presente año. Para el conjunto del año 2008 las cifras de venta en Red experimentarán un crecimiento en torno al 12%, según indica el instituto de investigación Forrester Research. Sea como fuere, estos datos de crecimiento contrastan con la difícil situación económica mundial en la que nos encontramos, con países en recesión o a punto de entrar en ella, y con consumos a la baja en todos los sectores de actividad económica.

Ante un futuro tan incierto, el consumidor está llevando a cabo drásticas reducciones de gasto en los países desarrollados. El comprador no busca derrrochar en varias clases de productos sino seleccionar 1 ó 2. O lo que es lo mismo, va a llevar a cabo menos gastos pero más concentrados y en segmentos más concretos. Para ello, se informará, comparará precios y productos y buscará a través de la Red todo tipo de oferta, promociones, rebajas y demás gangas. En definitiva, el consumidor se está volviendo más selectivo y experimentado y a la vez está disminuyendo su capacidad de gasto, como consecuencia de todo ello se está produciendo una mayor competitividad entre empresas a todos los niveles.

¿Qué se puede hacer para que el sector de la venta minorista afronte una coyuntura económica como la actual? Aunque no existen recetas milagrosas sí que existen tratamientos paliativos que pueden hacernos menos vulnerables e incluso permitirnos crecer. Todo pasa, evidentemente, por ser más competitivos que los demás. Para ello, las pymes y los autónomos han de ponerse al día y recurrir necesariamente a las nuevas tecnologías: disponer de ordenador y acceder a internet a través de banda ancha es requisito básico indispensable.

El salto cualitativo se produce con el siguiente paso a dar: hacerse visible en la Red de forma que aumente exponencialmente el número de potenciales clientes al que tengamos acceso. Lo cual se consigue disponiendo de página web, bien para la venta online de nuestros productos, o bien como punto de información de éstos al posible cliente. Cada día se incorporan al mercado nuevas herramientas y plataformas pensadas para cubrir todas las necesidades del sector minorista. Desde las más sencillas y asequibles que te permiten comenzar a vender en cuestión de minutos a través de tiendas virtuales incluso sin disponer de página web ni requerir de desembolsos extras, hasta las más sofisticadas plataformas que requieren de programas software y técnicos especializados para su instalación.

Como ya pusimos de manifiesto en un artículo anterior, la crisis está contribuyendo a fomentar el comercio electrónico. Desde un punto de vista empresarial hay varias razones que lo avalan: el espectacular incremento del público objetivo al que se accede, la penetración y posible segmentación del mercado, la cercanía e interactividad con el consumidor, la facilidad de seguimiento de las acciones de marketing y publicidad, etc. pero, sin lugar a dudas, la más importante y la que lo hace ser más competitivo a ojos del consumidor es la importante reducción de precios de los productos vendidos en tiendas virtuales frente a los vendidos en negocios tradicionales. Sin embargo, no se está produciendo una incorporación tan significativa como debiera de las pymes y los autónomos españoles a la venta por internet.

Para apreciar la creciente influencia de un medio como internet en el consumo y el comercio global basta con recurrir a las cifras de inversión en publicidad online que se vienen produciendo en los últimos meses en diversos países desarrollados. Así, en EE.UU. la publicidad en internet ha crecido en el tercer trimestre de este año, según indican la consultora PriceWaterhouse-Coopers (PwC) y el instituto Interactive Advertising Bureau (IAB), un 11% más que en el mismo periodo del año 2007 y un 2% por encima del segundo trimestre de 2008, y todo ello a pesar de la crisis. En el Reino Unido, la publicidad en internet ya representa casi el segundo medio en inversión sobre el total nacional (18,7% de la inversión total), prácticamente equiparada con la prensa (19,3%) y a corta distancia del, todavía, rey de los medios publicitarios, la TV (21,7%). En España, el crecimiento experimentado durante el primer semestre de este año ha sido del 17,2% (307,2 Mill. euros), alcanzando un 8% de la inversión total nacional. Para el año 2009, se espera que se convierta en el tercer medio publicitario de nuestro país, tras la TV y la prensa, y por encima de radio, revistas y publicidad exterior.

Dejar un comentario…



0 Comentarios para "Ventas ‘online’ del comercio minorista, una esperanza ante la crisis"

Déjanos tu comentario

Dejar este campo en blanco (anti spam):

Cargando Captcha...
Si tarda mucho en cargar por favor deshabilite Adblock!